Les voy a decir una cosa.

¿Puede una ciudad convertirse en otra de la noche a la mañana? Dices: claro, mira Madrid con la huelga de limpieza. No, ésa es la misma ciudad, pero sucia.

¿Puede una ciudad en otra que hasta ahora sólo existía en los cómic y las películas? La respuesta es “”, sí que puede cuando quien tiene la ilusión de que eso suceda es un niño de cinco años con leucemia. El chaval se llama Miles, vive en un pueblito de mil habitantes –Tulelake, en California- tiene los ojos claros, la cara muy redonda, y lo que más le gusta en el mundo…es Batman. Para él Batman es lo más. ¿Por qué? Pues vaya una pregunta, porque es un superhéroe de los buenos, buenos. A Miles le gustaría ser Batman, pero como no es billonario, no tiene batmóvil y no tiene en casa a Michael Caine, sus padres han tenido que buscar un poco de ayuda. Eh, la han encontrado.

El resto del editorial de Alsina, aquí.

Anuncios