Hay veces que simplemente hay que escuchar y llorar.

Esta es la historia de un día de colegio en Peshawar. 

Anuncios