Desde 1977, más de 30 empresas del sector del papel se han repartido el mercado de sobres, fijando precios, manipulando licitaciones y boicoteando a las «forasteras» que no formaban parte de su «club». Hasta ayer, cuando Competencia impuso multas por valor de 44 millones de euros a 15 de ellas «por formar y mantener un cártel» anticompetitivo y «dañino».

Lee el artículo completo, publicado hoy en El Mundo, aquí.

Los integrantes del cártel se llamaban a sí mismos “el grupo” y hablaban del “puchero común”. Pidieron presupuesto a Arthur Andersen y a Deloitte para asesoría sobre cómo profesionalizar su engaño. Pero los rechazaron por caros. Al final, Competencia cree probado que contrataron a PWC para auditar cuentas. Libre mercado en su máxima expresión.

Anuncios